El mar toca mis dedos
arreciando el miedo
que nace en mi talón.

Moja mis piernas con
recuerdos, auroras,
rostros, voces, olas
flujo del pensamiento

Entonces llega el viento,
suave peina la espuma
luego se alza y curva
abrazando el océano.

Sé que el aire me guía
soplándome secretos
que me invitan a volar

Porque siento cosquillas
por todo mi cuerpo
como si fuera de pronto
una ruta de hormigas

El cuerpo reacciona,
mientras el alma llora
porque el mar le arroja
a lo que fue para el mundo

Pero aún con los pies presos
en la arena del pasado
surgen en mis omóplatos
dos curiosas alas

Así que encaro el segundo
me subo al voluble viento
para permanecer siendo
memoria y vigilia

Anuncios

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s