Enjaulado

 

El pájaro se lanza

con sus alas magulladas

contra el hierro caliente.

 

Casi ya no tiene plumas,

las perdió en esas batallas

labradas por su libertad

 

Tampoco canta, sólo gime,

lamenta por las mañanas

mientras el sol esgrime

rayos que lo hieren;

 

Pues recuerda la melodía

que sonaba al nacer el día

y que lo hacía cantar;

 

La que silbaba, antes,

cuando planeaba

con el cuerpo a merced

de las caricias del viento

 

Entonces vuelve a creer,

presto a un nuevo intento

 

Armado del sentir reprimido

golpea a las barras resistentes

pero su cuerpo enclenque

cae ao suelo rendido;

 

La luz apuñala su pecho,

y sus oídos están al acecho

de la emotiva canción

 

Así echado, suavemente

deja de luchar y siente

que su carne desvanece

pero nunca su corazón

Anuncios

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s