Poema La Luna

La luna se puede tomar a cucharadas 
Pode-se comer a lua a colheradas
o como una cápsula cada dos horas. 
ou como uma cápsula de duas em duas horas
Es buena como hipnótico y sedante 
É boa como hipnótico e sedante
y también alivia 
e também alivia
a los que se han intoxicado de filosofía. 
aos que se intoxicaram de filosofia.
Un pedazo de luna en el bolsillo 
Um pedaço de lua no bolso
es mejor amuleto que la pata de conejo: 
é melhor amuleto que a figa:
sirve para encontrar a quien se ama, 
serve para encontrar ao ser amado,
para ser rico sin que lo sepa nadie 
para ser rico sem que ninguém saiba
y para alejar a los médicos y las clínicas. 
e para afastar aos médicos e as clínicas.
Se puede dar de postre a los niños 
Pode-se dar como sobremesa as crianças
cuando no se han dormido, 
quando custam a dormir
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos 
e umas gotas de lua nos olhos dos idosos
ayudan a bien morir. 
ajudam a bem morrer.
Pon una hoja tierna de la luna 
Ponha uma tenra folha de lua
debajo de tu almohada 
embaixo do travesseiro
y mirarás lo que quieras ver. 
e você olhará o que quer ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna 
Leva sempre um pote de ar da lua
para cuando te ahogues, 
para quando se afogar,
y dale la llave de la luna 
e dá a chave da lua
a los presos y a los desencantados. 
aos presos e aos desiludidos.
Para los condenados a muerte 
Para os condenados à morte
y para los condenados a vida 
e para os condenados à vida
no hay mejor estimulante que la luna 
Não há melhor estímulo que a lua
en dosis precisas y controladas.
em doses justas e controladas

Espanol:

Jaime Sabines

(Tuxtla Gutiérrez, México, 1926 – Ciudad de México, 1999) Poeta mexicano. En el horizonte de la penúltima poesía mexicana, la figura de Jaime Sabines se levanta como un exponente de difícil clasificación. Alejado de las tendencias y los grupos intelectuales al uso, ajeno a cualquier capilla literaria, fue un creador solitario y desesperanzado cuyo camino se mantuvo al margen del que recorrían sus contemporáneos. Hay en su poesía un poso de amargura que se plasma en obras de un violento prosaísmo, expresado en un lenguaje cotidiano, vulgar casi, marcado por la concepción trágica del amor y por las angustias de la soledad. Su estilo, de una espontaneidad furiosa y gran brillantez, confiere a su poesía un poder de comunicación que se acerca, muchas veces, a lo conversacional, sin desdeñar el recurso a un humor directo y contundente.

Nacido en la localidad de Tuxtla Gutiérrez, capital del Estado de Chiapas, el 25 de marzo de 1926, tras sus primeros estudios, que realizó en el Instituto de Ciencias y Artes de Chiapas, se trasladó a Ciudad de México e ingresó en la Escuela Nacional de Medicina (1945), donde permaneció tres años antes de abandonar la carrera. Cursó luego estudios de lengua y literatura castellana en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, y fue becario especial del Centro Mexicano de Escritores, aunque no consiguió grado académico alguno.

En 1952 regresó a Chiapas; residió allí durante siete años, el primero de ellos consagrado a la política y los demás trabajando como vendedor de telas y confecciones. En 1959, tras conseguir el premio literario que otorgaba el Estado, Sabines comenzó a cultivar seriamente la literatura. Tal vez por influencia de su padre, el mayor Sabines, un militar a quien dedicó algunas de sus obras, y, pese al evidente pesimismo que toda su producción literaria respira, Jaime Sabines participó de nuevo y repetidas veces en la vida política nacional; en 1976 fue elegido diputado federal por Chiapas, su estado natal, cargo que ostentó hasta 1979. Y en 1988 se presentó y salió elegido de nuevo, pero esta vez por un distrito de la capital federal.

Compaginar esta actividad política, que parece exigir cierta disciplina ideológica y un proyecto colectivo de futuro, había de ser difícil para un hombre como el que nos revela sus escritos, autor de una obra marcada por el pesimismo y por una actitud descreída y paradójicamente confesional, imbuida de una concepción trágica del amor y transida por las angustias de la soledad. Su poesía se apartó del vigente “estado de cosas”, se mantuvo al margen de las actividades y tendencias literarias, tal vez porque su dedicación profesional al comercio le permitió prescindir del mundillo y los ambientes literarios.

Su primer volumen de poesías, Horal, publicado en 1950, permitía ya adivinar las constantes de una obra que destaca por una intensa sinceridad, escéptica unas veces, expresionista otras, y cuya transmisión literaria se logra a costa incluso del equilibrio formal. No es difícil suponer así que la poesía de Sabines está destinada a ocupar en el panorama literario mexicano un lugar mucho mayor del que hasta hoy se le ha concedido, especialmente por su rechazo de lo “mágico”, que ha informado la creación al uso en las últimas décadas, pero también por su emocionada y clara expresividad. Este rechazo se hace evidente en el volumen Recuento de poemas, publicado en 1962 y que reúne sus obras La señal (1951), Adán y Eva (1952), Tarumba (1956), Diario, semanario y poemas en prosa (1961) y algunos poemas que no habían sido todavía publicados.

En 1965, la compañía discográfica Voz Viva de México grabó un disco con algunos poemas de Sabines con la propia voz del autor. Sabines reforzó su figura de creador pesimista, su tristeza frente a la obsesiva presencia de la muerte; pero se advierte luego una suerte de reacción, aunque empapada en lúgubre filosofía, cuando canta al amor en Mal tiempo (1972), obra en la que esboza un “camino más activo y espléndido”, fundamentado en el ejercicio de la pasividad; un camino que lo lleva a descubrir que “lo extraordinario, lo monstruosamente anormal es esta breve cosa que llamamos vida”. Pese a una cierta reacción que lo aleja un poco de su primer y profundo pesimismo, sus versos repletos de símbolos que se encadenan sin solución de continuidad están transidos de una dolorosa angustia.

Português:

(Tuxtla Gutiérrez, México, 1926 – Cidade do México, 1999) Poeta mexicano. No horizonte da penúltima poesia mexicana, a figura de Jaime Sabines se apresenta como un exponente de difícil classificação. Afastado das tendências e dos grupos intelectuais de turno, alheio a qualquer capela literária, foi um criador solitário e desesperançado cujo caminho manteve-se à margem dos seus contemporâneos. Há na sua poesia um poço de mágoas que se mostra em obras de violento prosaísmo, expressado numa linguagem cotidiana, quase vulgar, marcada pela trágica concepção do amor e pelas angústias da solidão. Seu estio, de uma furiosa espontaniedade e brilhante, oferece a sua poesia um poder de comunicação que se aproxima, muitas vezes, a uma simples conversa, sem menosprezar o recurso do humor direto e contundente.

Seu primeiro volume de poesias, Horal, publicado em 1950, permitia preveer os parâmetros de uma obra que se destaca por uma intensa sinceridade, escética às vezes, expressionista também, e cuja transmissão literária se dá a custas inclusive do equilíbrio formal. Não é difícil supor portanto que a poesia de Sabines está destinada a ocupar, no panorama literário mexicano, um lugar muito maior ao que tem hoje, especialmente pela sua rejeição do “mágico”, tendência literária das últimas décadas, mas também pela sua emocionada e clara expressividade. Essa rejeição faz-se evidente no volume Recuento de Poemas, publicado em 1962 e que reune suas obras La señal (1951), Adán y Eva (1952), Tarumba (1956), Diario, semanario e poemas en prosa (1961) além de alguns poemas que ainda não haviam sido publicados.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Poema do dia: La Luna. Autor Jaime Sabines. Traduçao ao português Aline R. Fagundes

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s