Pablo Neruda, seudónimo de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto (Parral, Región del Maule; 12 de julio de 1904-Santiago, Región Metropolitana de Santiago; 23 de septiembre de 1973), fue un poeta chileno, considerado entre los más destacados e influyentes artistas de su siglo; «el más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma», según Gabriel García Márquez.

Entre sus múltiples reconocimientos, destacan el Premio Nobel de Literatura en 1971 y un doctorado honoris causa por la Universidad de Oxford. «Ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él», ha escrito el crítico literario Harold Bloom, quien lo considera uno de los veintiséis autores centrales del canon de la literatura occidental de todos los tiempos.

Además, fue un destacado activista político, senador, miembro del Comité Central del Partido Comunista, precandidato a la presidencia de su país y embajador en Francia.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Pablo_Neruda

POEMA:

Un perro ha muerto Um cachorro morreu
   
Mi perro ha muerto. Meu cachorro morreu.
Lo enterré en el jardín O enterrei no jardim
junto a una vieja máquina oxidada. perto de uma velha máquina enferrujada
Allí, no más abajo, Lá, nem mais abaixo,
ni más arriba, nem mais acima,
se juntará conmigo alguna vez. nós voltaremos a nos encontrar
Ahora él ya se fue con su pelaje, Agora ele já se foi, com a sua pelagem,
su mala educación, su nariz fría. Sua falta de educaçao e nariz frio.
Y yo, materialista que no cree E eu, materialista que nao acredita
en el celeste cielo prometido No prometido céu celeste
para ningún humano, Para nenhum humano,
para este perro o para todo perro Para este cachorro ou para qualquer outro
creo en el cielo, sí, creo en un cielo Acredito no céu, sim, acredito no céu
donde yo no entraré, pero él me espera onde eu nao entrarei, onde ele me espera
ondulando su cola de abanico mexendo o seu rabo de leque
para que yo al llegar tenga amistades. para que quando eu chegue, tenha amizades.
Ay no diré la tristeza en la tierra Ai, nao falarei sobre a tristeza na terra
de no tenerlo más por compañero, por tener mais ao meu companheiro
que para mí jamás fue un servidor. que jamais foi um servidor para mim.
Tuvo hacia mí la amistad de un erizo Dedicou-me a sua amizade de ouriço
que conservaba su soberanía, Que conserva a sua soberanía,
la amistad de una estrella independiente A amizade de uma estrela independente
sin más intimidad que la precisa, Com a intimidade precisa,
sin exageraciones: Sem exageros.
no se trepaba sobre mi vestuario Nao se trepava sobre minha roupa
llenándome de pelos o de sarna, Enchendo-me de pelos ou sarna
no se frotaba contra mi rodilla Nao se esfregava no meu joelho
como otros perros obsesos sexuales. Como outros cachorros, maníacos sexuais.
No, mi perro me miraba Nao, meu cachorro me olhava
dándome la atención que necesito, Dava-me a atençao que preciso,
la atención necesaria A atençao necessária
para hacer comprender a un vanidoso Para que um vaidoso compreendera
que siendo perro él, Que sendo ele cachorro,
con esos ojos, más puros que los míos, Com esses olhos, mais puros que os meus,
perdía el tiempo, pero me miraba Perdia tempo, mas me olhava
con la mirada que me reservó com o olhar que me dedicou
toda su dulce, su peluda vida, Durante toda a sua doce, peluda vida,
su silenciosa vida, Silenciosa vida,
cerca de mí, sin molestarme nunca, Do meu lado, sem nunca incomodar,
y sin pedirme nada. E sem nada pedir.
Ay cuántas veces quise tener cola Ai quantas vezes quis ter rabo
andando junto a él por las orillas quando andávamos na beira
del mar, en el invierno de Isla Negra, do mar, no inverno da ‘Isla Negra’,
en la gran soledad: arriba el aire os dois sozinhos: lá em cima, o ar
traspasado de pájaros glaciales, traspassado por pássaros glaciais,
y mi perro brincando, hirsuto, lleno E meu cachorro pulando, hirsuto, cheio
de voltaje marino en movimiento: de voltagem marinha em movimiento:
mi perro vagabundo y olfatorio Meu cachorro vira-lata e olfativo
enarbolando su cola dorada Hasteando seu rabo dourado
frente a frente al Océano y su espuma. Cara a cara com o océano e sua espuma.
Alegre, alegre, alegre Alegre, alegre, alegre
como los perros saben ser felices, Como os cachorros sabem ser felices,
sin nada más, con el absolutismo Sem nada especial, com o absolutismo
de la naturaleza descarada. Da natureza descarada.
No hay adiós a mi perro que se ha muerto. No há adeus ao meu cachorro que morreu.
Y no hay ni hubo mentira entre nosotros. E nao há nenhuma mentira entre nós.
Ya se fue y lo enterré, y eso era todo. Ele foi-se e o enterrei.E isso já era tudo.
Anuncios

Comenta aquí / Deixe seu comentário

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s