Poema “La Leyenda de El Dorado”, “A lenda de El Dorado”. Autor Javier del Granado

Javier_del_Granadobolivia

Espanol

Don Francisco Javier del Granado y Granado (27 de febrero de 1913 – 15 de mayo de 1996), fue poeta laureado e hijo predilecto de Bolivia.

Português

Don Francisco Javier del Granado y Granado (27 de fevereiro de 1913 — 15 de maio de 1996) foi um poeta laureado e filho predileto da Bolívia.

Poema La Leyenda de El Dorado

La Leyenda de El Dorado A Lenda de El Dorado
Bajo el ardiente luminar del trópico, Sob a ardente luz do trópico,
como el hidalgo Caballero Andante, Como o fidalgo cavaleiro andante,
jinete en ilusorio rocinante, ginete num ilusório rocinante
sueña don Ñuflo con un país utópico. Sonha Don Ñuflo com um país utópico.
En la pupila azul de un lago hipnótico, Na pupila azul da lagoa hipnótica,
ve una ciudad de mármol relumbrante, Vê uma cidade de mármore centelhante,
almenas de ónix, fuentes de brillante, Ameias de ônix, fontes de brilhante,
y aves canoras de plumaje exótico. E aves canoras de plumagem exótica.
Ve al augusto Paitití en su palacio, Vê o augusto Paitití no seu palácio,
y a caimanes con ojos de esmeralda, E os caimãs com olhos de esmeralda,
custodiando sus puertas de topacio. Custodiando suas portas de topázio
Turba su mente el colosal tesoro. Turva a sua mente o colossal tesouro.
y en los oleajes de la fronda gualda, E nas ondas da frondosa gauda
el sol incendia la Leyenda de Oro O sol incendia a Lenda de Ouro

Tradução Aline Fagundes. Dez 2013

Breve resenha artista:

Espanol

Nacido en el seno de una aristocrática familia con notables precedentes literarios, pasó la mayoría de su juventud en la antigua hacienda colonial de la familia, ubicada cerca de la localidad de Arani en el departamento de Cochabamba, Colpa-Ciaco, que en el siglo XVI fue un convento agustino. El contacto con la naturaleza y la vida campestre tuvieron mucha influencia en sus obras, que combinan la ambientación épica y crónica histórica con los temas rurales e indígenas, y un fuerte uso de idiomas autóctonos, principalmente el quechua (la lengua ancestral de los Incas). A raíz de la preocupación temática por el pueblo y el paisaje del terruño en que había nacido, así como por el cultivo de las formas métricas y la intensidad y brillo de sus sonetos y romances, su producción poética ha sido comparada con la obra del humanista mexicano Alfonso Reyes.

El vate boliviano logró reconocimiento amplio, recibiendo una multitud de premios nacionales e internacionales, a lo largo de una carrera de más de medio siglo. Su fallecimiento fue marcado por tres días de duelo nacionales y su funeral un evento estatal. En su memoria, Bolivia ha dedicado una plaza y dos avenidas (una de ellas, la más extensa de la ciudad de La Paz) y develado un monumento en su honor.

Entre muchas otras distinciones, le fue concedido el Premio Rubén Darío, máximo galardón de las letras nicaragüenses, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos le adjudicó el Premio Cesar Vallejo, la Universidad Mayor de San Simón y la Universidad de Arizona le rindieron homenaje invistiéndole doctor honoris causa, y el Congreso boliviano por unanimidad le concedió, en un acto legislativo sin precedentes, una pensión vitalicia, con rango de ex mandatario constitucional. Fue individuo de número de la Academia Boliviana de la Lengua, correspondiente de la Real Academia Española y de la Academia Argentina de Letras, miembro extranjero de la Academia Francesa, cruz de caballero de la Orden de Isabel la Católica, comendador de la Orden del Cóndor de los Andes y de la Orden de la Educación Boliviana, maestro del gay saber, premiado en juegos florales de Argentina, Bolivia, Ecuador y Uruguay, y coronado con laureles de oro por los gobiernos de Bolivia y Filipinas.

En forma conjunta con Víctor Paz Estenssoro y otras figuras, del Granado fue uno de los fundadores del Movimiento Nacionalista Revolucionario, partido que de una u otra manera ha llenado gran parte de la historia de Bolivia. Al propulsar la Revolución boliviana de 1952, el MNR nacionalizó las minas de estaño, decretó la reforma agraria e instauró el voto universal.

Português

Nascido em uma família aristocrata de rica linhagem literária, ele passou a maior parte de sua juventude na fazenda colonial da família perto de Arani, no departamento de Cochabamba, Colpa-Ciaco, um patrimônio do século XVI e que outrora serviu de convento. Suas obras foram em muito influenciadas pelo seu contato com a natureza e a vida tranqüila no interior, combinando ambientação épica e crônica histórica com temas rurais e indígenas e o uso, além do espanhol, de idiomas indígenas, principalmente o Quechua (a língua dos incas). Seu vasto trabalho literário, de inspiração nativa, com cultivo de formas métricas tradicionais, como o soneto e a balada, já foi comparado à obra do notável acadêmico das letras mexicano, Alfonso Reyes.

O poeta-mestre boliviano alcançou amplo reconhecimento, e recebeu grande número de prêmios nacionais e internacionais no decorrer de uma carreira que ultrapassou meio século. Seu falecimento foi marcado por três dias de luto nacional, e seu cortejo fúnebre foi uma solenidade de estado. Em sua memória, a Bolívia consagrou duas avenidas e uma praça, ergueu um monumento, além de lançar um selo comemorativo em sua homenagem.

Prêmios

Premio Rubén Darío, máximo galardão das letras nicaragüenses,

Universidad Nacional Mayor de San Marcos lhe adjudicou o Premio Cesar Vallejo,

Universidad Mayor de San Simón e a Universidad de Arizona lhe renderam homenagem concedendo-lhe doctor honoris causa,

o Congresso boliviano por unanimidade lhe concedeu, num ato legislativo sem precedentes, uma pensão vitalícia, como ex-mandatário constitucional.

Foi indivíduo importante da Academia Boliviana da Língua, correspondente a  Real Academia Española e a Academia Argentina de Letras, membro extrangeio da Academia Francesa, cruz do cavalheiro da Orden de Isabel la Católica, comendador da Orden do Cóndor de los Andes e da Orden da Educação Boliviana, mestre do gay saber, premiado nos jogos florais da Argentina, Bolivia, Ecuador e Uruguai, e coroado com lauréis de ouro pelos governos da Bolivia e Filipinas.