Poema do dia: ‘El hombre que me ame’. Autora Gioconda Belli. Traduçao português Aline Fagundes

 

Español Português
El hombre que me ame O Homem que me ame
I
El hombre que me ame O homem que me ame
deberá saber descorrer las cortinas de la piel, deverá saber correr as cortinas da minha pele,
encontrar la profundidad de mis ojos encontrar a profundidade dos meus olhos
y conocer la que anida en mí, e conhecer o que aninha em mim,
la golondrina a andorinha
transparente de la ternura. transparente da ternura.
II
El hombre que me ame O homem que me ame
no querrá poseerme como una mercancía, nao quererá me possuir como uma mercadoria,
ni exhibirme como un trofeo de caza, nem me exibir como um troféu de caça,
sabrá estar a mi lado saberá estar ao meu lado
con el mismo amor com o mesmo amor
con que yo estaré al lado suyo. que eu estarei ao lado seu.
III
El amor del hombre que me ame O amor do homem que me ame
será fuerte como los árboles de ceibo, Será forte como as árvores de corticeira,
protector y seguro como ellos, protetor e seguro como elas,
limpio como una mañana de diciembre. limpo como uma manha de dezembro.
IV
El hombre que me ame O homem que me ame
no dudara de mi sonrisa Nao duvidará do meu sorriso
ni temerá la abundancia de mi pelo Nem temerá a abundância dos meus cabelos
respetará la tristeza, el silencio Respeitará a tristeza, o silêncio
y con caricias tocara mi vientre como guitarra e com carícias tocará meu ventre feito violao
para que brote música y alegría para que dele brote música e alegría
desde el fondo de mi cuerpo. desde o fundo do meu corpo.
V
El hombre que me ame O homem que me ame
podrá encontrar en mi poderá encontrar em mim
la hamaca para descansar A rede para descansar
el pesado fardo de sus preocupaciones o pesado fardo das suas preocupaçoes
la amiga con quien compartir sus íntimos secretos, a amiga com quem dividir íntimos segredos,
el lago donde flotar o lago onde flutuar
sin miedo de que el ancla del compromiso sem o temor de que a âncora do compromisso
le impida volar cuando se le ocurra ser pájaro. o impida voar quando queira ser pássaro.
VI
El hombre que me ame O homem que me ame
hará poesía con nuestra vida, fará poesia com a nossa vida,
construyendo cada día construindo cada dia
con la mirada puesta en el futuro. com uma clara visao de futuro.
VII
El hombre que me ame O homem que me ame
reconocerá mi rostro en trinchera reconhecerá meu rosto na trincheira
rodilla en tierra me amara ajoelhado também me amará
mientras los dos disparamos juntos enquanto os dois disparamos juntos
contra el enemigo. contra o enemigo.
VIII
El amor de mi hombre O amor do meu homem
no conocerá el miedo a la entrega, Nao conhecerá o medo à entrega,
ni temerá descubrirse ante la magia del Nem temerá se descubrir frente à magia da paixao
enamoramiento
en una plaza pública llena de multitudes em uma praça pública, diante da multidao
podrá gritar: te amo.. poderá gritar: eu te amo
o hacer rótulos en lo alto de los edificios ou por cartazes no alto de edificios
proclamando su derecho a sentir proclamando seu direito a sentir
el mas hermoso y humano de los sentimientos. o mais belo e humano dos sentimentos.
IX
El amor de mi hombre O amor do meu homem
no querrá rotularme o etiquetarme, nao quererá me rotular ou catalogar
me dará aire, espacio, me dará ar, espaço,
alimento para crecer y ser mejor, alimento para crescer e ser melhor,
como una Revolución como uma revoluçao
que hace de cada día que faz de cada dia
el comienzo de una nueva victoria. o começo de uma nova vitória.
X
Y yo a cambio le daré a mi hombre E eu, em troca, darei-lhe, ao meu homem,
reposo, en sus guerras, Repouso durante as suas guerras
y en sus marejadas, calma.. e durante o seu marulho, calma
le pondré sonrisas a sus enfados colocarei sorrisos aos seus aborrecimentos
y mi regazo será su cuna en sus silencios.. e meu colo será seu berço nos seus silêncios.
seré siempre su escalera firme, Serei sempre sua firme escada,
cuando quiera subir al paraíso, Quando precise subir ao paraíso,
y no podrá jamás contar mis besos E nao poderá jamais contar com meus beijos
porque serán eternos en mis labios Porque serao eternos, nos meus lábios,
para él. para ele.
***
Gioconda Belli

Breve biografía (español):

Gioconda Belli nació el 9 de diciembre de 1948 en Managua (Nicaragua). Vivió en el seno de una familia acomodada, su padre, Humberto Belli, era empresario y su madre, Gloria Pereira, fue fundadora del Teatro Experimental de Managua. Gioconda fue la segunda de cinco hermanos. Estudió en el Colegio de La Asunción en Managua y en el Real Colegio de Santa Isabel en Madrid, España, donde obtuvo el bachillerato en 1965. Tras obtener un diploma en Publicidad y Periodismo en Filadelfia, Estados Unidos, regresó a Managua y en 1967 contrajo matrimonio. Su primera hija, Maryam, nació en 1969. Sus poemas aparecieron por primera vez en 1970 en el semanario cultural del diario La Prensa de ese país. Su poesía, considerada revolucionaria en su manera de abordar el cuerpo y sensualidad femenina, causó gran revuelo. Su libro “Sobre la grama” le ganó en 1972, el premio de poesía más prestigioso del país en esos años, el “Mariano Fiallos Gil” de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua.

Fue una firme opositora a la dictadura de Somoza, por lo que tuvo que exiliarse a México y Costa Rica y se integró a las filas del FSLN, organización en la que militó desde 1970 hasta 1994. Fue miembro de la Comisión Político-Diplomática del FSLN. Fue correo clandestino, transportó armas, viajó por Europa y América Latina obteniendo recursos y divulgando la lucha sandinista.En 1978, obtuvo el prestigioso Premio Casa de las Américas (Cuba) en el género poesía por su libro Línea de Fuego.Belli se casó por segunda vez y tuvo a sus hijos Melisa y Camilo.Tras el triunfo sandinista fue representante sandinista ante el Consejo Nacional de Partidos Políticos y vocero del FSLN en la campaña electoral de ese año.Dejó la vida política para dedicarse a escribir su primera novela, sin dejar nunca de lado la poesía. En 1988, Belli publicó su primera novela La Mujer Habitada, que fue un éxito clamoroso de amplia resonancia internacional.

En 1990, se publicó la segunda novela, Sofía de los Presagios. En 2001 apareció en El País bajo mi piel, un testimonio-memoria de sus años en el sandinismo.
Se casó por tercera vez en 1987 con Charles Castaldi con el que tiene una hija, Adriana, nacida en 1993. En febrero del 2008 publicó su última novela El infinito en la palma de la mano, galardonada con el Premio Biblioteca Breve 2008 de la editorial española Seix Barral, y recientemente con el Premio Sor Juana Inés de la Cruz.

(Fuente escritores.org)

 

Anuncios

Poema do dia: ‘Cuando de mí no quede’. Autor Miguel Otero Silva. Traduçao ao português Aline Fagundes

Poema:

Cuando de mí no quede sino un árbol, Quando de mim nao reste sequer uma árvore,
cuando mis huesos se hayan esparcido Quando meus ossos tenham sido repartidos
bajo la tierra madre; no ventre da terra mae;
cuando de tí no quede sino una rosa blanca Quando de ti nao reste seque ruma rosa branca
que se nutrió de aquello que tú fuiste Que se nutriu daquilo que fuíste
y haya zarpado ya con mil brisas distintas E já tenha zarpado com mil brisas distintas
el silencio del beso que hoy bebemos; O silência do beijo que hoje bebemos;
cuando ya nuestros nombres Quando já nossos nomes
sean sonidos sin eco Sejam um som sem eco
dormidos en la sombra de un olvido insondable; Adormilados na sombra de um esquecimento insondável;
tú seguirás viviendo en la belleza de la rosa, Tu seguirás morando na beleza da rosa,
como yo en el follaje del árbol Como eu na folhagem da árvore
y nuestro amor en el murmullo de la brisa. E nosso amor no murmulho da brisa.
¡Escúchame! Escuta!
Yo aspiro a que vivamos Eu aspiro que vivamos
en las vibrantes voces de la mañana. As vibrantes vozes da manha.
Yo quiero perdurar junto contigo Eu quero perdurar, junto a ti,
en la savia profunda de la humanidad; Na seiva profunda da humanidade;
en la risa del niño, No sorriso da criança,
en la paz de los hombres, Na paz dos homens,
en el amor sin lágrimas. No amor sem lágrimas.
Por eso, Por isso,
como habremos de darnos a la rosa y al árbol, Como tendemos a dar-nos rosa e árvore
a la tierra y al viento, terra e vento,
te pido que nos demos al futuro del mundo… Te peço que nos demos o futuro do mundo.

Breve Biografía:

Miguel Otero Silva (Barcelona, Venezuela, 26 de octubre de 1908 — Caracas, 28 de agosto de 1985) fue un escritor, humorista, periodista, ingeniero y político venezolano.

Nació el 26 de octubre de 1908 en el estado Anzoátegui en Venezuela. Su padre fue Henrique Otero Vizcarrondo y su madre, fue Mercedes Silva Pérez quien murió cuando Miguel Otero Silva aún era pequeño.

Leía la Biblia desde niño a pesar de no pertenecer a un culto definido. A través de la literatura y el periodismo, relató numerosas páginas de la historia venezolana del siglo XX.

Miguel Otero Silva falleció en Caracas el 28 de agosto de 1985. Dejó a su muerte un amplio legado literario que abarca desde obras de teatro hasta poemas, legado que ha merecido la admiración de autores tan conocidos como Pablo Neruda y Gabriel García Márquez.

Poema do dia: ‘Odiar el Amor’. Autor Roque Daltón. Traduçao português Aline Fagundes

Poema traduzido ao português:

La luna se me murió A lua morreu para mim
aunque no creo en los ángeles. se bem nao acredito nos anjos.
La copa final transcurre A copa final transcorre
antes de la sed que sufro. antes da sede que sofro.
La grama azul se ha perdido O azul gramo se perdeu
huyendo tras tu velamen. ao fugir atrás do teu velame.
La mariposa incendiando A borboleta incendiando
su color, fue de ceniza. a sua cor, foi de cinzas.
La madrugada fusila A madrugada fusila
rocío y pájaros mudos. orvalho e pássaros mudos.
La desnudez me avergüenza A nudez me envergonha,
y me hace heridas de niño. e me fere a criança.
El corazón sin tus manos O coraçao sem tuas maos
es mi enemigo en el pecho. é meu enemigo no peito.

Breve biografía en español:

Roque Dalton nace el 14 de mayo de 1935 en San Salvador, El Salvador. Estudia derecho y antropología en las Universidades de El Salvador, Chile y México. Desde muy joven se dedica al periodismo y a la literatura, obteniendo diversos galardones en certámenes nacionales y centroamericanos. Publica sus primeros poemas en la revista Hoja (Amigos de la Cultura, San Salvador, 1956) y en Diario Latino de la misma ciudad.

“Ha ejercido gran influencia en las promociones de poetas salvadoreños que le siguen, por el nivel de su obra y también por el sino trágico-romántico de su vida. Ha sido profusamente traducido. Y su obra en general, es muy apreciada por la crítica. Cultivó el ensayo ideológico y la narrativa experimental”.

Por su militancia política, sufre cárceles y destierros. Vive emigrado en Guatemala, México, Cuba, Checoslovaquia, Corea, Vietnam del Norte y otros países. Muere asesinado por sus propios compañeros el 10 de Mayo de 1975..

Obra publicada: Mía junto a los pájaros, poesía, San Salvador, 1958; La Ventana en el rostro, poesía, México, 1961 reeditada en San Salvador, 1979; El Mar, poesía, La Habana, 1962; El Turno del ofendido, poesía, la habana, 1963; Los Testimonios, poesía, La Habana, 1964; Poemas-Antología, poesía, San Salvador, 1967; Taberna y otros lugares, poesía, Premio Casa de las Américas, La Habana, 1969, (reeditado varias veces); Los Pequeños infiernos, poesía, España, 1970; Las Historias prohibidas de Pulgarcito, poema collage, México, 1979, (reeditado varias veces); Pobrecito poeta que era Yo, novela collage, Costa Rica, 1976; Poemas Clandestinos, poesía, Costa Rica, 1981; Poesía elegida, poesía, Honduras, 1981; En la humedad del secreto, Antología poética, El Salvador, 1994; Publicó algunos ensayos como: El Salvador(Monografía), Un libro rojo para Lenin, César Vallejo, La Habana, 1963;  El intelectual y la sociedad, 1969. ¿Revolución en la revolución? y la crítica de la derecha, La Habana, 1970.  Miguel Mármol y los sucesos de 1932 en El Salvador, 1972.

Poema ‘Dejad, pues, que sucumba’ – ‘Deixem, pois, que sucumba’. Autor Hugo Lindo. Traduçao ao português Aline Fagundes

Hugo Lindo estudió jurisprudencia y ciencias sociales la Universidad de El Salvador, por la que se doctoró en 1948. Su tesis, El divorcio en El Salvador, fue galardonada con una medalla de oro por las autoridades académicas. Sirvió como embajador en Bogotá y Madrid y llegó a ser ministro de educación (1961). Posteriormente fue nombrado director de la Oficina de Asuntos Culturales de la Organización de Estados Centroamericanos. Perteneció a la Academia Salvadoreña de la Lengua, de la que fue director emérito, y fue miembro correspondiente de las Academias de España, Chile, Colombia y Honduras.

Su poesía busca alcanzar la revelación lírica a través de la claridad y la transparencia, y es también un acto de conocimiento, una búsqueda de las formas enclavadas en la realidad. La exactitud y claridad poéticas, sin embargo, denotan una lucha contra lo transitorio de la vida, las cosas y las propias palabras: “Y cada vez que pienso una palabra /digo / no es esto, / no. // Cubre una red sonora / un extenso vacío.// No es esto, / no. / Todavía no es esto.// Mejor borremos una a una, todas / las palabras escritas”, sentimiento de fugacidad que intenta vencer suministrando a las palabras todo su poder redentor.

Entre sus numerosos poemarios merecen destacarse Clavelia (1936), Poema eucarístico y otros (1943), Libro de horas (1948, primer premio del Certamen Permanente 15 de Septiembre), Sinfonía sin límites (1953), Trece instantes (1959), Varia poesía (1961), Navegante río (1963, primer premio de los Juegos Florales de Quezaltenango), Sólo la voz (1968, premiado en el Certamen Nacional de Cultural), Maneras de llover (1969), Este pequeño siempre (1971), Resonancia de Vivaldi (1976), Fácil palabra (1985) y Aquí mi tierra (1989). Póstumamente apareció Desmesura (1993), un largo poema de carácter autobiográfico que quedó inconcluso.

Sus cuentos fueron antologados en diversas selecciones regionales como la Antología del cuento moderno centroamericano (1949-1950). De su obra en prosa destacan sus narraciones religiosas e introspectivas como El anzuelo de Dios (1956) y ¡Justicia, señor gobernador! (1960), junto a otras novelas como Cada día tiene su afán (1964) y Yo soy la memoria (1983).

Dejad, pues, que sucumba Deixem, pois, que sucumba
Todo el dolor te navegaba por la sangre. Toda a dor navegava pelo seu sangue.
Un río largo descendía por la historia Um longo rio descendia pela história
hasta llegar a tu lugar preciso. até chegar ao seu lugar exato.
La sombra iba nadando sobre el río. A sombra ia nadando sobre o rio.
El aire E o ar
le pasaba la mano suavemente. lhe acariciava suavemente.
Y los sauces lloraban siglo a siglo Os salgueiros choravam cada século
sus hojas, suas folhas,
su rocío, seu orvalho,
su ternura, sua ternura,
para amparar la soledad del hombre. para amparar a solidao do homem.
Pero era menester que te agobiara Mas era mister que lhe agoniasse
la carga de los días. a carga dos días.
Que la noche Que a noite
se te echara en el alma y te mordiera. invadisse a sua alma e lhe mordesse.
Que la razón del mundo y su pregunta Que a razao do mundo e suas perguntas
se te enroscaran en la voz. Se enroscassem na sua voz.
Que el vino fuera Que o vino fosse já
vinagre ya en las comisuras. vinagre nas comissuras.
Y era E era
indispensable el fuego de los ojos indispensável o fogo dos olhos
la sal atroz, o sal bestial,
madrina de su brillo. madrinha do seu brilho.
Y la espina del paso. E a espinha da passagem.
Y la aterida E o rígido
mordida del invierno en la piel tensa. bocado do inverno na pele tensa.
Sin eso Sem tudo isso
no serías el hallazgo, Você nao seria a descuberta,
la flor abierta al ámbito del día, a flor aberta no coracao do dia,
la mano recia nem mao robusta
ni la mano dulce. nem mao ligeira.
Sin eso, simplemente, te hallarías Sem tudo isso seria, simplesmente,
mineral, mineral,
vegetal, vegetal,
seco, seco,
vacío, vazio,
rondando apenas el envés del mundo. rondando só pelo avesso do mundo.
La rosa se te dió, A rosa foi-lhe dada,
gloria en la vista, glória à vista,
miel del olfato, mel no olfato,
levedad del tacto, ligeiro o tato,
porque lloraste encima de sus brotes. porque chorou sobre os brotos.
La luz se te otorgó A luz foi-lhe dada
porque venías porque você vinha
silencioso y sangrante silencioso e sangrante
por el túnel. através do túnel.
La vida misma circuló en tus venas A mesma vida circulou pelas suas veias
porque es rojo el color de los suplicios. porque é vermelha a cor dos suplícios.
Y el amor llegó a ti, E o amor chegou à você,
quedó en tu casa, acomodou-se na sua casa,
echó raíces y engendró milagros, enraizou-se e gerou milagres,
porque venía ya de otras edades porque vinha de outras idades
en tu propio dolor, na sua própria dor,
tu propio tiempo, seu próprio tempo,
tu propio río, seu próprio rio,
en fin, enfim,
tu propia historia sua própria história

 

 

Poema do dia: Yo fui la más callada. Autora Julia de Burgos. Traduçao ao Português Aline Fagundes

 

Yo fui la más callada Eu fui a mais calada
de todas las que hicieron el viaje hasta tu puerto. de todas as que fizeram a viagem até o teu porto.
No me anunciaron lúbricas ceremonias sociales, Nao me anunciaram libidinosas cerimônias sociais,
ni las sordas campanas de ancestrales reflejos; nem os surdos sinos de reflexos ancestrais;
mi ruta era la música salvaje de los pájaros Minha rota era a salvagem música dos pássaros
que soltaba a los aires mi bondad en revuelo… que alastrava no ar minha bondade em alvoroço…
No me cargaron buques pesados de opulencia, Nao me portaram naus com pesada abundância.
ni alfombras orientales apoyaron mi cuerpo; nem tapetes orientais apoiaram meu corpo;
encima de los buques mi rostro aparecía Encima das naves meu rosto aparecia
silbando en la redonda sencillez de los vientos. Assobiando na simplicidade redonda dos ventos.
No pesé la armonía de ambiciones triviales Nao avaliei a harmonia das triviais ambiçoes
que prometía tu mano colmada de destellos: que prometia a sua mao, cheia de lampejos:
sólo pesé en el suelo de mi espíritu ágil Só pensei no chao do meu ágil espírito
el trágico abandono que ocultaba tu gesto. no trágico abandono que ocultava o teu gesto.
Tu dualidad perenne la marcó mi sed ávida. Tua perene dualidade foi marcada pela minha sede
Te parecías al mar, resonante y discreto. Parecias o mar, ressoante e discreto.
Sobre ti fui pasando mis horarios perdidos. Fui transitando meus horários perdidos sobre ti.
Sobre mí te seguiste como el sol en los pétalos. Seguiste a ti mesmo como o sol nas minhas pétalas.
Y caminé en la brisa de tu dolor caído E andei na brisa da tua dor vazia
con la tristeza ingenua de saberme en lo cierto: Com a ingênua melancolia de ter a certeza:
tu vida era un profundo batir de inquietas fuentes Tua vida era um profundo bater de fontes inquietas
en inmenso río blando corriendo hacia el desierto. Num imenso rio brando, correndo rumo ao deserto.
Un día, por las playas amarillas de histeria, Um dia, nas praias amareladas pela histeria,
muchas caras ocultas de ambición te siguieron; muitas caras, ocultas de ambiçao, te seguiram
por tu oleaje de lágrimas arrancadas al cosmos através das ondas de lágrimas arrancadas do cosmos
se colaron las voces sin cruzar tu misterio… as vozes entraram sem revelar teu mistério…
Yo fui la más callada. Eu fui a mais calada.
La voz casi sin eco. A voz quase sem eco.
La conciencia tendida en sílaba de angustia, A consciencia desdobrada em sílaba de angústia,
desparramada y tierna, por todos los silencios. Espalhada e tenra, debido a todos os silêncios.
Yo fui la más callada. Eu fui a mais calada.
La que saltó la tierra sin más arma que un verso. A que pulou a terra sem mais arma que um verso.
¡Y aquí me veis, estrellas, E aquí me vêem, as estrelas,
desparramada y tierna, con su amor en mi pecho! Espalhada e tenra, com seu amor no meu peito!

Julia de Burgos se crió en Santa Cruz, sección humilde de la localidad de Carolina. Esto no la privaría de desarrollar su amor por la naturaleza y por su país. Siendo la mayor de todos, fue la primera de trece hermanos que cursara estudios universitarios.

Obtuvo su título de magisterio en la Universidad de Puerto Rico a los 19 años de edad, pero su amor por la literatura la llevó a escribir poesía. Posibles influencias en su obra serían Luis Llorens Torres, Luis Pales Matos, Clara Lair, Rafael Alberti y Pablo Neruda. También fue maestra en la escuela Feijoo del Barrio Cedro Arriba en Naranjito.

En 1936 se unió a “Hijas de la libertad”, rama femenina del Partido Nacionalista de Puerto Rico. Este grupo político, liderado por Pedro Albizu Campos, promovía el ideal de independencia.

Burgos publicó tres colecciones de poemas. Para sus dos primeros libros viajó por la isla, dándose a conocer y organizando sus propios recitales. Su tercer libro fue publicado póstumamente en 1954.

Se casó con Rubén Rodríguez Beauchamp, y nuevamente —en 1944, en Nueva York— con Armando Marín, pero su gran amor fue el historiador, médico y político dominicano Juan Isidro Jimenez Grullón, nieto del extinto presidente dominicano Juan Isidro Jiménez.1 Este amor le inspiraría muchos de sus poemas. Su ánimo fue bajando y cayó en el problema de alcoholismo. El 6 de julio de 1953 se desplomó sobre una acera neoyorquina y murió de pulmonía en un hospital del barrio de Harlem, Nueva York a la edad de 39 años. Debido a que nadie reclamó su cuerpo y a que no llevaba ninguna identificación, la ciudad la enterró bajo el nombre de “Jane Doe”. Algunos de sus amigos, capaces de rastrearla y encontrar su tumba, reclamaron su cuerpo. Sus restos fueron enviados a Puerto Rico. Fue solemnemente enterrada en Carolina y se elevó un monumento en el lugar del sepelio.

Entre los trabajos destacados de Julia de Burgos se encuentran: “Río Grande de Loíza”, “Poema para mi muerte”, “Yo misma fui mi ruta”, “Alba de mi silencio” y “Alta mar y gaviota”.

Vivió dos años en Cuba, que quedan registrados en la correspondencia de la poeta con su hermana . En La Habana estudió griego, latín y Francés

Ruben Darío

Poema do dia: Venus. Autor Ruben Darío. Traduçao ao Português Aline Fagundes

 

Venus

En la tranquila noche, mis nostalgias amargas sufría. Na noite tranquila, a amarga saudade eu sofria
En busca de quietud bajé al fresco y callado jardín. Na procura de paz desci ao fresco e calado jardim
En el obscuro cielo Venus bella temblando lucía, No céu escuro, a bela e trêmula Vênus irradia
como incrustado en ébano un dorado y divino jazmín. incrustada no ébano, como um dourado, divino jasmim
A mi alma enamorada, una reina oriental parecía, Para a minha alma apaixonada, uma rainha oriental parecia
que esperaba a su amante bajo el techo de su camarín, que esperava pelo seu amante,  no resguardo do camarim
o que, llevada en hombros, la profunda extensión recorría, Ou que, levada em ombros, a profunda extensao percorria,
triunfante y luminosa, recostada sobre un palanquín. Triunfante e luminosa, apoiada sobre um palanquim
«¡Oh, reina rubia! ?díjele?, mi alma quiere dejar su crisálida Oh, loura rainha! Disse-lhe, minha alma quer deixar sua crisálida,
y volar hacia ti, y tus labios de fuego besar; E voar ao seu encontro para seus lábios fogosos beijar
y flotar en el nimbo que derrama en tu frente luz pálida, E pairar no nimbo que derrama na sua testa a luz pálida
y en siderales éxtasis no dejarte un momento de amar». E em sideral êxtase nunca deixar de lhe amar.
El aire de la noche refrescaba la atmósfera cálida. O ar da noite a cálida atmosfera refrescava.
Venus, desde el abismo, me miraba con triste mirar. Vênus, refém do abismo, me fitava com tristeza no olhar.

Nació el 18 de enero de 1867 en San Pedro de Metapa, hoy Ciudad Darío, Matagalpa, Nicaragua. Primer hijo de Manuel García y Rosa Sarmiento. Fue criado por su abuela tras la separación de sus padres.

A los 14 años se trasladó a Managua donde trabajó como secretario en la Biblioteca Nacional. Por entonces ya es reconocido llamándole el “poeta-niño”. Se hospeda en casa del doctor Modesto Barrios, quien le acompañó a fiestas y tertulias literarias.

En el año 1892 viajó a España como representante del Gobierno nicaragüense para asistir a los actos de celebración del IV Centenario del descubrimiento de América. Tras viajar por distintos países, residió en Buenos Aires, donde trabajó para el diario La Nación. En 1898 regresa a España como corresponsal y alterna su residencia entre París y Madrid, donde en 1900, conoce a Francisca Sánchez, mujer de origen campesino con la que se casó por lo civil y tuvo cuatro hijos, de los cuales sólo uno sobrevivirá, Rubén Darío Sánchez, “Guincho”. Con ella convivió hasta casi el final de sus días. Rubén la llevó a París donde le presentó a sus amigos. Francisca era analfabeta cuando conoció a Darío (Amado Nervo, Manuel Machado y su cónyuge la enseñaron a leer). Viajó de un lugar a otro sin poder presentarla en actos oficiales como su esposa, pues está por resolverse el divorcio con Rosario. En 1907 ésta se presentó en París reclamándole sus derechos de esposa; Darío trató de eludirla sin éxito. El poeta viajó a su país para obtener el divorcio, cosa que no logró.

Convertido en poeta de éxito en Europa y América, es nombrado representante diplomático de Nicaragua en Madrid en 1907.

Sus primeros poemas son una mezcla de tradicionalismo y romanticismo; Abrojos (1887) y Canto épico a las glorias de Chile (1888). Este mismo año publica Azul (1888, revisado en 1890), dividido en cuatro partes: ‘Primaveral‘, ‘Estival‘, ‘Autumnal‘ e ‘Invernal‘. A este libro debe que sea considerado como el creador del modernismo; escritores como Ramón María del Valle-Inclán, Antonio Machado, Leopoldo Lugones o Julio Herrera y Reissig le reconocieron como el creador e instaurador de una nueva época en la poesía en lengua española.

En París entra en contacto con los poetas parnasianos y simbolistas abandonando el provincialismo por una poesía de la universalidad y cuenta su vida cotidiana pero a través de símbolos herméticos. En Prosas profanas (1896 y 1901), obra simbolista, desarrolla de nuevo el tema del amor. Formalmente creó una poesía elevada y refinada con muchos elementos decorativos y resonancias musicales; Cantos de vida y esperanza (1905) es el mejor ejemplo de ello. El canto errante (1907), es su libro, conceptualmente, más universal.

En 1913 cae en un profundo misticismo y se retira a la isla de Mallorca. Allí empieza a escribir una novela La isla de oro -que nunca llegó a concluir- en la que analiza el desastre hacia el que está caminando Europa. También compone Canto a Argentina y otros poemas (1914), un libro dedicado a este país en el año de la celebración de su centenario en que quiso seguir el modelo del Canto a mí mismo de Walt Whitman

En 1915 publica La vida de Rubén Darío, año en que regresó a a América. Enfermo en la capital de Guatemala, llegó Rosario Emelina para acompañarlo de regreso a su país, donde se dice que le atendió desde el 4 de julio de 1915, al 6 de febrero de 1916, fecha en la que Rubén Dario falleció en León.

 

Frase del día: Juan Montalvo. Traduçao ao português Aline R. Fagundes

 “Para la codicia nada es sagrado. Si el Ave Fénix cayera en sus manos, se la comería o la vendería”.

“Para a cobiça nada é sagrado. Se a Ave Fênix caísse nas suas mãos, ela a comeria ou a venderia”.

Biografia Juan Montalvo

Juan María Montalvo Fiallos (Ambato, Ecuador, 13 de abril de 1832 – París, Francia, 17 de enero de 1889) fue un ensayista y novelista ecuatoriano. Escritor ecuatoriano cuyo pensamiento liberal estaba fuertemente marcado por el anticlericalismo y la oposición a los dictadores Gabriel García Moreno e Ignacio de Veintemilla. Luego de la publicación de la revista El Cosmopolita, por medio de la cual criticaba a la dictadura de García Moreno, Montalvo viajó a Colombia, donde escribió gran parte del resto de su obra. Uno de sus libros más conocidos es Las Catilinarias, publicado en 1880. Entre sus ensayos destacan Siete tratados (1882) y Geometría Moral (póstumo, 1902). También escribió una secuela de Don Quijote de la Mancha, llamada Capítulos que se le olvidaron a Cervantes.

Murió a causa de una pleuresía en París. Su cuerpo fue embalsamado y se expone en un mausoleo construido en su ciudad natal, en Ecuador

Frase del día. José Martí. Traduçao ao português Aline R. Fagundes

“Política es eso: el arte de ir levantando hasta la justicia la humanidad injusta; de conciliar la fiera egoísta con el ángel generoso; de favorecer y de armonizar para el bien general, y con miras a la virtud, los intereses”

“Política é isso: a arte de ir elevando, até a justiça, a humanidade injusta; de conciliar a fera egoísta com o anjo generoso; de favorecer e de harmonizar para o bem geral, com o foco na virtude, todos os interesses”

 

 

Poema do dia: “Salutación a los poetas brasileros”. Autor Juan Ramón Molina. Traduçao ao português Aline R. Fagundes

Poema Salutación a los poetas brasileros

SALUTACIÓN A LOS POETAS BRASILEROS Saudações aos poetas brasileiros
Con una gran fanfarria de roncos olifantes, Com uma grande fanfarrice de roncos olifantes,
con versos que imitasen un trote de elefantes Com versos que imitassem um trote de elefantes
en una vasta selva de la India ecuatorial, Numa vasta selva da Índia equatorial,
quisiera saludaros -hermanos en el duelo- Gostaria de lhes saudar- irmãos de luto-
en las exploraciones por la tierra y el cielo, Nas explorações pela terra e pelo céu,
en el martirologio de los circos del mal. No martirológio dos circos do mal
Mi Pegaso conoce los azules espacios. Meu pégaso conhece os azuis espaços.
Su cola es un cometa, sus ojos son topacios, Seu rabo é um cometa, seus olhos topázios,
el rubio Apolo y Marte cabalgarían en él; O louro Apolo e Marte cavalgariam nele;
relinchará en los céspedes de vuestro bosque umbrío, Relinchará na grama do vosso bosque sombrio,
se abrevará en las aguas de vuestro sacro río, Beberá das águas do vosso sacro rio,
y dormirá a la sombra de vuestro gran laurel! E dormirá na sombra do grande loureiro!
Venir pude en la concha de Venus Citerea, Pude vir na concha da Vênus Citerea,
sobre el áspero lomo del león de Nemea, Sobre o áspero lombo do leão de Nemea,
en el ave de Júpiter o en un fiero dragón; Na ave de Júpiter ou num bravo dragão;
en la camella blanca de una reina de Oriente, No camelo branco de uma rainha do Oriente,
en el cuerpo ondulante de una alada serpiente, No corpo ondulado de uma alada serpente,
a bordo de la lírica galera de Jasón. À bordo da galera lírica de Jason.
O en la fornida espalda de un genio misterioso, Ou nas robustas costas de um gênio misterioso,
o envuelto en la vorágine de un viento proceloso, Ou embrulhado no turbilhão de um vento tempestuoso,
o de una negra nube en el glacial capuz; Ou de uma nuvem preta no escondido glaciar
en la marea argentina de una luna de mayo, Na maré argentina de uma lua de maio,
asido del relámpago flamígero de un rayo, Seguro no relâmpago flamante de um raio,
o con los duendes gárrulos que juegan en la luz. Ou com os duendes garrulantes que jogam na luz.
Mas en Pegaso vine desde remotos climas, Mas em Pégaso vim desde remotos climas,
señor, príncipe, rey o emperador de rimas Senhor, príncipe, rei ou imperador de rimas
sobre el confuso trueno del piélago febril: Sobre o confuso trovão do pélago febril:
¡Salve al coro de Anfiones de estas tierras fragantes! Salve o coro de Opio  destas terras fragrantes!
¡A todos los orfeos del país de los diamantes! A todos os Orfeus do país dos diamantes!
¡A todos los que pulsan su lira en el Brasil! A todos os que pulsam sua lira no Brasil!
Tal digo, hermanos míos en la prosapia ibérica. Como digo, meus irmãos de linhagem Ibérica.
Saludemos la gloria futura de la América, Saudemos a futura Glória da América,
que todas las espigas se junten en un haz. Que todas as espigas juntem-se em feixe.
Unamos nuestras liras y nuestros corazones, Unamos nossas liras e nossos corações,
que ha llegado el crepúsculo de las anunciaciones, Que chegaram ao crepúsculo das anunciações,
para que baje el ángel de la celeste paz! Para que desça o anjo da paz celeste!
Augurio de ese día se ve en el horizonte. O augúrio desse dia se vê no horizonte.
Hoy tres aves volaron desde un florido monte; Hoje três aves voaram desde o florido monte;
yo las miré perderse en el naciente albor: Eu as olhei, perderam-se no nascente alvor:
un cóndor –que es el símbolo de la fuerza bravía– Um condor- que é símbolo da força bravia-
un búho –que es el símbolo de la sabiduría– Ou coruja- que é símbolo da sabedoria-
y una paloma cándida –símbolo del amor–. E uma ingênua pomba- símbolo do amor-.
Dijo el Cóndor, gritando: la unión da la victoria, Disse o Condor, gritando: a união da vitória,
el búho, en un silbido: el saber da la gloria, A coruja, num assovio: o saber dá a glória,
la paloma, en su arrullo: el amor da la fe. A pomba no seu arrulho: o amor dá a fé.
Yo –que escruto el enigma de nuestro gran destino– Eu- que escruto o enigma do nosso grande destino-
ante el casual augurio del cielo matutino Perante o casual augúrio do céu matutino
siguiendo los tres pájaros en éxtasis quedé. Seguindo os três pássaros, em êxtase fiquei
Pero Pegaso aguarda. Sobre su fuerte lomo Mas Pégaso aguarda. Sobre seu lombo forte
gallardamente salto en un instante, como Galhardamente pulo num instante
el Cid sobre Babieca. Me voy hacia el azur. Como o Cid sobre Babieca. Então vou até o Azur.
¿Acaso os interesa mi suerte misteriosa? Acaso vos interessa minha misteriosa fortuna?
¡Buscadme en mi magnífico palacio de la Osa, Procurem-me no meu magnífico palácio da Ursa,
o en mi torre de oro, junto a la Cruz del Sur! Ou na minha torre de ouro, junto à Cruz do Sul!

Biografia:

Espanol

Sus padres fueron personas pobres; un comerciante en ganado de nombre Federico Molina y doña Juana Núñez, campesina originaria de Aguanqueterique, Departamento de La Paz.

Sus primeros años transcurren sin preocupaciones y en actividades propias de un chico inteligente, vigoroso y lleno de grandes inquietudes que traduce en travesuras y juegos de valor y destreza; en montar a caballo –incluso mirando hacia la grupa-, pescar y nadar en los ríos cercanos y hacer sus primeros versos criticando a sus maestros.

Debido a su carácter y espíritu independiente sus padres deciden matricularlo en la escuela de un señor White (blanco) que Molina convierte en sus escritos en el terrible Mr. Black (negro), personaje que describe como salido de una novela de Dickens, y digno representante del dogmatismo y escolástica imperantes de esa época…Después de grandes vicisitudes logra –sin pena ni gloria- terminar la primaria.

Es el primer poeta hondureño que salió de Centroamérica para embeberse en las corrientes culturales de otras latitudes. Es uno de los grandes exponentes del modernismo en Centroamérica y su obra de gran calidad literaria lo consagra como el escritor hondureño más universal.

En 1892 viaja a Guatemala y después a Quetzaltenango. En dicha ciudad ingresa en el Instituto Normal para Varones de Occidente (INVO).

Todos sus biógrafos coinciden en afirmar que Quetzaltenango fue la patria intelectual de Molina. Durante estos años recibió el apoyo de directores y profesores, como Flavio Guillén y José Antonio Aparicio, sirviendo clases y viviendo en su compañía. Inicia también su carrera como periodista, escribiendo, no solo en periódicos estudiantiles, sino colaborando y dirigiendo diarios como el Bien Público.

Coronados sus estudios de bachiller en 1894, viaja a la capital de Guatemala y en 1896 se consagra ante la opinión pública y literaria de dicha ciudad, al pronunciar un discurso conmemorativo de la muerte de Justo Rufino Barrios y donde publica varios de sus poemas escritos en Quetzaltenango, como el Águila y la Calavera del Loco.

En 1896, en un viaje a Brasil, -en cuyo trayecto escribe “Salutación a los Poetas Brasileños”- conoce al poeta nicaragüense Rubén Darío, quien incidirá grandemente en su estilo. Visitó España, donde colaboró en el recién fundado “ABC” de Madrid, y varios países de Sudamérica, allí también dejó huellas permanentes en su obra. Castelar alabó su canto “El Águila” y Rubén Darío su “Salutación a los Poemas Brasileños”.

Admiró a William Shakespeare y dedicó varios sonetos “El rey Lear”, “Ofelia”, “Yago”, etc. a la obra en inglés. Recibió la influencia de Rubén Darío, a quien conoció en su persona y en su obra. La influencia del nicaragüense se dejó sentir por ejemplo en “Tréboles de Navidad”, similar a la “Rosa Niña” de Darío, o en “El poema del Optimista”, posiblemente el poema que, aisladamente, más haya influido en toda la literatura contemporánea en habla castellana.

Fue Juan Ramón Molina poeta de primerísima categoría y aunque cultivó la prosa en la que logró bellas y armoniosas realizaciones, como su cuento “El Chele”, éstas no pueden darse un puesto en la literatura universal como se otorga a su obra poética que está dentro del modernismo más puro y une la calidad poética y lo depurado de la forma con una finísima sensibilidad de que es muestra su soneto “Pesca de Sirenas”.

Hombre activo, personal y políticamente, quemó su vida en el afán de vivirla intensamente. Fue colaborador de la candidatura del General Terencio Sierra de quien se consideraba amigo. Presidente de Honduras durante el período 1899-1903, Sierra, molesto por una publicación que hizo Molina en el Diario de Honduras, bajo su dirección, lo mandó a picar piedra, encadenado, en la carretera que se construía al sur del país. El artículo que tanto lo había molestado “Un hacha que afilar”, era un conocido apólogo de Benjamín Franklin, que los acólitos de Sierra consideraron alusivo, hostil y digno de ser castigado con la prisión del poeta.

«Planfetista y periodista, coronel, político, diplomático, hombre que alcanzó altos cargos públicos y que hubo de seguir la ruta del exilio donde murió». A pesar de esta vida activa no pudo rehuir el pesimismo y el hastío tan común a los poetas hondureños y que él, como su más elevado representante tuvo en grado sumo por “La fatiga que le producía el peso ABRUMADOR DE LO INFINITO”, que muestra en el sentido macabro de sus versos “Después que muera” o en el pesimismo vital de su soneto “Madre Melancolía”. Falleció en San Salvador El Salvador el 2 de noviembre de 1908.

Português

Seus pais foram pessoas pobres; um comerciante de gado chamado Federico Molina e dona Juana Núñez, campesina originária de Aguanqueterique, Departamento de La Paz.

Seus primeiros anos de vida transcorrem sem preocupações e em atividades próprias de um menino inteligente, vigoroso e cheio de grandes curiosidades que traduz em travessuras e jogos de valor e habilidade; montar à cavalo- inclusive olhando a garupa-, pescar e nadar nos rios próximos e fazer os seus primeiros versos criticando os seus professores.

Devido ao seu carácter e espírito independente, seus pais decidem matriculá-lo na escola do senhor White (branco) que Molina transforma nos seus textos no terrível Mr. Black (preto), personagem que descreve como se houvesse saído de um romance de Dickens, e digno representante do dogmatismo e escolástica imperantes na época…Depois de grandes dificuldades consegue –sem pena nem glória- terminar a primeira série.

Ele é o primeiro poeta hondurenho que saiu da América Central para mergulhar nas correntes culturais de outras latitudes. É um dos grandes expoentes do modernismo na América Central e sua obra apresenta uma enorme qualidade literária, consagrando-o como o escritor hondurenho mais universal.

Em 1892 viaja à Guatemala e despois à Quetzaltenango. Nesta cidade entra ao Instituto Normal para Varones de Occidente (INVO).

Todos os seus biógrafos coincidem em afirmar que Quetzaltenango foi a pátria intelectual de Molina. Durante esses anos recebeu apoio de diretores e professores, como Flavio Guillén e José Antonio Aparicio, dando aulas e aprendendo em sua companhia. Começa na época também a sua carreira de jornalista, escrevendo, não só em jornais de estudantes, mas também colaborando e dirigidno jornais de bem público.

Terminados os seus estudos secundários em 1894, viaja à capital da Guatemala e em 1896 se consagra perante a opinião pública e literaria da cidade, ao  pronunciar um discurso comemorativo sobre a morte de Justo Rufino Barrios e ao publicar vários dos seus poemas escritos Quetzaltenango, como “el Águila” e “la Calavera del Loco.”

Em 1896, numa viagem ao Brasil, -durante o trajeto escreve “Salutación a los Poetas Brasileños”- conhece ao poeta nicaraguense Rubén Darío, quem influencia muito no seu estilo. Visitou a Espanha, onde colaborou no recém fundado jornal “ABC” de Madrid, e vários países da América do Sul, onde também deixou marcas permanentes de sua obra. Castelar elogiou seu canto “El Águila” e Rubén Darío seu poema “Salutación a los Poemas Brasileños”.

Admirou William Shakespeare e dedicou vários sonetos “El rey Lear”, “Ofelia”, “Yago”, etc. À sua obra em inglês. A influência de Rubem Darío, transpareceu por exemplo em  “Tréboles de Navidad”, similar a “Rosa Niña” de Darío, ou no “El poema del Optimista”, possívelmente o poema que, isoladamente, mais impactou em toda a literatura contemporânea em espanhol.

Foi um poeta de primeiríssima categoria e se bem cultivou a prosa com a qual alcançou belas e harmoniosas composições, como seu conto “El Chele”, elas nao conseguem um lugar na literatura universal como ocorreu com a sua obra poética. Sua obra poética, dentro do modernismo mais puro, une a qualidade poética e o depurado das formas como uma finíssima sensibilidade que se nota no soneto “Pesca de Sirenas”.

Homem ativo, pessoal e políticamente, viveu a vida muito intensamente. Foi colaborador da candidatura do General Terencio Sierra, a quem considerava um amigo. Presidente de Honduras durante o período 1899-1903, Sierra, incômodo pela publicação que o Molina fez no jornal de Honduras, que ele dirigia, mandou-o, como castigo, picar pedra, acorrentado, na estrada que se construía no Sul do país. A matéria que tanto incomodou, “Un hacha que afilar”, era uma conhecido apólogo de Benjamín Franklin, que os seguidores de Sierra consideraram alusivo, hostil e digno de ser castigado com a prisão do poeta.

«Planfetista e jornalista, coronel, político, diplomático, homem que chegou a altos cargos públicos e que afinal terminou no exílio, onde morreu. Apesar de uma vida ativa, não pode fugir do pessimismo e o tédio tão comum aos poetas hondurenhos e que ele, como seu o maior representante, os padece em maior grau pela “fatiga que le producía el peso ABRUMADOR DE LO INFINITO”. Esse cansaço mostra-se bem macabro nos seus versos “Después que muera” ou na negatividade vital do soneto “Madre Melancolía”. Morreu em San Salvador no dia 2 de novembro de 1908.