Poesía Inédita: Pétalos frescos. Autora Aline R. Fagundes

Rompiste el jarro de los sueños,
pisaste fuerte en los pétalos frescos
mientras el agua empañaba nuestra foto.

Temerosos por tu abrupta deserción,
los recuerdos se atrincheraron en el rincón
de mi alma, donde vivías.

No cedieron al látigo de la traición
ni al dolor acuciante de las astillas
hondamente clavadas en mi pecho.

Se mantuvieron puros, casi enteros,
y poco a poco regresaron
a la lucidez de la memoria.

Ahora conservan su historia:
la férrea voluntad de acertar,
marcas que todavía evocan
la importancia de la lucha, y
el afán por la integridad del sueño
sin tener que cerrar los ojos.

Ahora se conservan, sobre todo,
en el sincero brillo del perdón
que luce el rostro de mi entrega,
viven en la lealtad del corazón
que se da sin premisa ni reserva.

Anuncios

Poesía Inédita: El núcleo. Autora Aline R. Fagundes

El sol se instala en el pensamiento,
bajo la melena traspuesta.
Se pronuncia, siempre certero,
rayos de cordura son su promesa.

La luna impregna el vientre,
remueve las emociones calladas.
Se pronuncia, siempre en silencio,
rayos de intuición son su llamada.

Conjugan en armonía, sol y luna,
verbos y notas de oscuridad:
rota razón y rota sensibilidad
forman, a cada ciclo, el núcleo
que amalgama la existencia.

Poesía Inédita: Las nubes. Autora Aline R. Fagundes

Las nubes se van disolviendo
y ya se avistan, completos,
los colores del arcoíris.

El cielo nunca se rinde;
Al cruzar el umbral de la muerte
su cuerpo nebuloso se disuelve
en lágrimas tempestuosas.

Y aunque en la lontananza
surjan el rostro del recuerdo,
noches de fiero pensamiento
bajo la tempestad dolorosa,
él se redime.

Vuelve a ser azul cuando
comprende la razón de la lluvia.
Y su alma de nuevo desnuda,
se funde con todos los colores.

Poesía Inédita: En carne viva. Autora Aline R. Fagundes

El rigor del desierto
quema sus noches solitarias
y escuece la fibra de la llaga
como sol en carne viva.

En el cielo las cenizas
vuelan desgobernadas,
átomos desintegrados
del sueño a la deriva.

Páramo sin presente,
gris espejo refractario
del pobre deseo anclado
a la sombra ausente.

No hay nada, ni nadie.
Ni siquiera un oasis.

Solo polvo, escombros,
y el recuerdo disecado
que dibuja su rostro.

Poesía Inédita: Ojos grises. Autora Aline R. Fagundes

Ahora lo miro, frente a frente,
a sus ojos grises, lacrimosos,
para sumergirme en su alma.

Él me azota, una y otra vez,
y me estampa sabias marcas:
el legado de mis hijos
todavía no nacidos.

A veces me obstruye la visión
con su pelo de plata afilada,
pero al dolor el tiempo se encarga
de siempre cambiarle el peinado.

Luego, ya en un rincón del pasado,
encontraré su foto, en mi memoria,
y grata la miraré, frente a frente,
por la fortaleza que me aporta.

Poesía Inédita: De los dos. Autora Aline R. Fagundes

¿Ilusión?

Quizás fui yo. Tú. Los dos.
Yo creí todo lo que quise.
Me engañé con falaces atributos
y plata de segunda,
con luz de medialuna
alumbré mis sueños impolutos.

¿Ilusión?

Quizás fui yo. Solo yo. Por los dos.
Intenté pulir con guantes de seda
acoplar el amor en tu estantería
abarrotada de libros que leíste.

Quizás tú. Solo tú. Por los dos.
Con la lumbre de medias palabras
y la acción del detractor, a la zaga,
sembraste el terreno de la disonancia.

¿Distancia?
Quizás por miedo. De los dos.
O porque la ilusión ya no alcanza.

Igual se murió el amor,
igual me engañó la esperanza.

Poesía Inédita: Espero el momento. Autora Aline R. Fagundes

Espero el momento.

No lo encuentro porque soy presa
de la alegre cadencia de tus labios
y de tu voz de terciopelo.

Espero el momento.

Mientras sopeso las palabras
me cuelgo de tu hipnótica mirada
y naufrago en el ansioso intento.

No las encuentro
porque estoy perdida en el instante
en tu pelo negro azabache
y en tu regia elocuencia
que me hace callar.

Lo espero tanto…

Pero a la vez lo quiero lejano,
porque prefiero no decir que te adoro
mientras te estoy adorando.

Poesía Inédita: En la penumbra etílica. Autora Aline R. Fagundes

En la penumbra etílica del bar
se veía algo luminoso, el sol que
alumbra el sueño del noctámbulo.

En el momento que nos encaramos
una rara conjunción se produjo,
el palpitante silencio del mundo
habló a través de nuestros poros.

Entre voces, ruidos insignificantes
nuestras manos tenían el talante
de las almas predestinadas,
a cada beso nuestro pulsaba
la jubilosa certeza
y nuestros cuerpos emanaban
rayos olorosos de primavera.

En la penumbra etílica del bar
se veía algo luminoso, el sol que
alumbra el sueño del romántico

Poesía inédita: Todo parece tranquilo. Autora Aline R. Fagundes

Todo parece tranquilo.

El mar, en calma,
difiere de mi actitud alerta.

El agua salada de la pileta
arde con el fluir de las olas
como una llama silenciosa
que abrasa el cuerpo inerte
y quema la paz aparente
de todo lo camuflado.

Todo, apenas, parece.

Aquí, en medio del oleaje,
detractora del vaivén del planeta,
soy un atávico pez vulnerable,
mamífero rehén de la certeza.

 

 

Poesía: enemigo invisible. Autora Aline R. Fagundes

No sé contra qué.

Desesperada golpeo el aire
por la impotencia que me balda
al no distinguir su silueta.

Una suerte de luminiscencia
atraviesa la áurea oscuridad
de mi cárcel sin puertas,
y ondea sobre lo inefable
ilumina al enemigo invisible
que soy incapaz de entrever.

Dudo si lucho o reniego
quizás haya algo de orgullo
tal vez la intensidad del deseo
me impida y me incite.

No sé contra qué.

O a favor… ¿Qué importa?
la intención todavía supura
entre las paredes del olvido,
en mis inútiles manos tristes.