Poesía Inédita: Otros sentidos. Autora Aline R. Fagundes

Bruma en mis pensamientos,
sombra de fines imaginarios
nube que cubre el escapulario
del horizonte que no distingo.

Todavía no avisto el origen
pero oigo la voz que gime,
con timbre desconocido,
en la piel del océano.

Otros sentidos.

El sabor efervescente de las olas
me corroe, me embriaga
y me monta a sus espaldas
para ver con otra perspectiva.

Desde allí toco el aire,
su cuerpo salado me sabe
a enigma.
¿Encarnará la verdad
de lo que ignoro en la vida?

Me dejo conquistar por el silencio.
En la cima de la indagación
están vertidos mis anhelos;
por la fe en el equilibrio del medio
navega mi timón.

Otros sentidos.

Respuesta solitaria que brota,
oleaje que quizás no tiene lógica
al menos en un primer segundo.
Puede ser un hallazgo súbito,
aparente marea sin músculo
que luego se vuelve robusta.

Otros sentidos.
Siempre los hay.

Anuncios

Poesía Inédita: No me desees tanto. Autora Aline R. Fagundes

No me desees tanto.

Capaz no me reconoces
cuando te despiertes
y pongas las gafas
que te impiden verme.

No me desees tanto.

Capaz no entiendes
cuando sincera susurro
cuando mi sentir más puro
se empaña por tus lentes.

No me desees tanto.

Que no sea el sueño en vano,
ni dependencia, diotría,
un augurio breve de vida
una plaza en la eternidad.

No me desees tanto.

Y ámame así, desnudo,
ama la imperfección de mis atributos
y la oposición constante del humano
basada en la realidad.

Poesía Inédita: A la vuelta. Autora Aline R. Fagundes

A la vuelta del camino,
en el cielo de bucles azulinos
reposa la lumbre novedosa,
el comienzo de la cuerda.

A la vuelta del silencio
se pintan bajo el océano
los colores del porvenir,
el destino de la semilla.

Y ella viva se macera
en el espeso jugo
de la existencia,
en las subidas y bajadas
de la rueda.

Todavía no tiene forma
no es recta ni curva;
es promesa nocturna,
la idea de una flor.

A la vuelta del opaco ocaso
la misma noche lleva en brazos
el bagaje de tus viejos pasos
y el candil de nuevo ardor.

 

Poesía Inédita: No te olvides de ti. Autora Aline R. Fagundes

(A la atención plena)

No te olvides de ti.

Los recuerdos se desvanecen
entre las nubes del tiempo.
Caen como lluvia que empaña
el cristal del instante.

No te olvides de ti.

Las nubes cambian su talante
según les pones los dedos.
Y tu voz fluye disonante
cuando ignoras su deseo.

No te olvides de escucharte,
observar qué te mueve
antes de dar cada paso.

No te olvides alejarte
para ver todo el espacio
y ser dueño de tu mirada.

Jugar al vaivén de los dados,
a alterar el tictac del reloj
tan solo prolonga el dolor
por estar desatento.

No te olvides de ti.
Ni del momento.

Poesía inédita: No lo puedo callar. Autora Aline R. Fagundes

Hay un grito que vuela
desde el umbral de mi alma.
Es un grito de parto,
desgarro, necesidad.

No lo puedo callar.

Hay un grito que gime
entre mis dedos rápidos.
Es una voz a galope
que lidera la tropa
de mis acciones.

No lo quiero callar.

Un rompecabezas
-rompe cadenas-
que me reta;
flecha que señala
la puerta de mi casa.

No quiero ni puedo callar
al grito libre,
de mi ineludible
verdad.

Poesía Inédita: Más allá. Autora Aline R. Fagundes

Te quiero.

Más allá de los latidos de placer,
después de la carne que perece
debajo de la costra que se teje
gracias a falsas expectativas.

Más allá del umbral de los sueños,
detrás del marco, bajo el desvelo
de la ilusión aprendida.

Te quiero.

Con la piel tersa de los comienzos
y el alma roja como una herida
anhelo por la perla aún viva
que trasciende el momento
y que reposa en la cima
de mi hondo océano.

Te quiero.

Con grandes ojos desnudos,
sin ostras ni tapujos;
como si por fin no hubiese
el después de la muerte
ni el pasado mañana;
como si yo toda supiese
que amar con excesiva cordura
es perderlo o perderse.

 

 

Poesía Inédita: El círculo. Autora Aline R. Fagundes

(Arquetipo El loco. Jung)

Atada a la mecha de un susurro,
de un soplo ardiente y crudo
que inunda mis instintos,
al cuestionarme soy conjuro,
vieja variable alquímica.

Soy magia silenciosa que se alza
y forma un círculo que alcanza
la tierra de mis orígenes

Soy el sabor de tupidos anhelos,
la sed del inocente desvelo
que moja postergadas raíces

Atada al poderoso ojo dorado
a la mecha del sol desorbitado
vislumbro el núcleo de la nada,
el comienzo de la jornada

Desde allí abro las compuertas
de modo que el caos me conduzca
por el valle de luz y agua

Por las venas de la serpiente,
fluyo como sangre verde y roja;
soy invertebrada, un poco loca,
uróboro que se muerde la cola
para revelarse a sí mismo.

Poesía Inédita: Sé que no puedo. Autora Aline R. Fagundes

A veces soy apenas enlace,
puerta, agua, engranaje
en la rueda de la vida.

Tuerca oxidada que,
aunque el afán la convenza,
no se tuerce más de la cuenta.

Sí, soy consciente
de que el arrojo no es suficiente
y que en curvarse ante el frenazo
está la verdadera fuerza.

Sé que no puedo.

A veces soy apenas oyente,
espectador valiente, muñeco que,
tal vez casi siempre,
es solo un tronco que navega,
descansa durante la calma
y se adapta a las vueltas
del caudal turbulento.

Sé que no puedo.

A veces soy apenas la barca,
timón roto, la rota cáscara,
fuego impetuoso que arde
mientras el mar no lo apague
con un abrazo de mundo.

Poesía Inédita: Te regalo mi amor. Autora Aline R. Fagundes

Te entrego mi amor.
Herido, sangrante, genuino.

Virtuoso jinete
en batallas románticas
que galopa al frente
sobre campos renacidos.

Envuelto en canciones,
hallazgos y definiciones
que cambian a cada latido.

Te lo entrego.
Virgen, temerario, enérgico.

Denso como el pulso del universo.

Envuelto en infancia,
madurez y viva esperanza
que se renuevan a cada gesto.

Te lo entrego. A ti;
ya que sabes distinguir
entre raíz y rama,
entre semilla y flor.

Te entrego mi amor.